Ideas para arrancar el 2019 fresca y nueva


Querida lectora:


Quiero iniciar esta nota con una pequeña experiencia que tuve hace unas semanas. Fue un martes por la tarde atrapada en mi silla de la oficina, me encontraba al borde del colapso por cansancio, tenía hambre, una montaña de trabajo por terminar, ansias por escaparme a eventos decembrinos y no había señales de vida en mi cubículo más que la ocasional visita de una paloma desplumada (despeinada). Por un momento me sentí como esa paloma que vive despreocupada por su apariencia y nunca va a sentirse juzgada por su ello. Nunca va a saber lo que es ser una mujer independiente viviendo en una ciudad en la que todo cambia tan rápido. En un momento, podemos estar sufriendo el calor y la sinfonía de los cláxones de una flota de microbuses. En un momento, podemos estar congelándonos al salir de nuestras casas, cargando con abrigo y bufanda y por la tarde sentirnos en Acapulco y desear haber llevado traje de baño en la bolsa. En un solo día podemos saber lo que es maquillarse en camino al trabajo, lidiar con mil clientes, enviar una infinidad de mails, comer una colación improvisada, estar pensando en los que falta en nuestra lista de súper, contestar llamadas deseadas o no (por desgracia la mayoría de compañías telefónicas) y dudar si deberíamos tomarnos una taza extra de café en la junta. Todo lo anterior y cualquier otra tarea que interfiera en nuestra rutina diaria la debemos tomar además de ser mamás, novias, hijas o amigas. Nos ponemos metas y objetivos que a veces parecen imposibles, normalmente sentimos que exceden nuestras energías.


En ese momento decidí terminar mi montaña de trabajo, salir de la oficina, sentirme libre, abandonar a mi amiga la paloma e inevitablemente escribir una reflexión para el año 2019.

Casi está sobre nosotros el Año Nuevo, ésta es la época que saca lo mejor y peor de nosotras, ese tiempo en el año en el que se acumulan tantas actividades que después de unas semanas nos podríamos llegar a sentir desplumadas como mi amiga la paloma. Es la época para reflexionar qué salió bien y qué salió mal. Es la época para proponernos ser más saludables, más activas, más amables, más guapas y más abiertas a oportunidades que se presenten el próximo año. ¿Pero qué es lo que termina pasando? Llegamos a olvidar con el paso de unos meses nuestras elocuentes promesas (parecernos a nuestra celebridad favorita, dietas milagrosas, levantarnos 7 am a correr y tener la sonrisa más grande todo el día). Por favor, ¿quién va a sonreír cuando muchas dietas que nos recomiendan nos matan de hambre con verduras, cuyos nombres son más difíciles de pronunciar que la medicina favorita para recetar de tu doctor?


Cumplir con nuestros propósitos de año nuevo no debería de ser tan difícil, solamente se necesita mucha firmeza mental, disciplina y amor hacia ti misma para iniciar la vida que tanto deseas. Los siguientes consejos están enfocados para tu salud y tu ser.


Haz tiempo para un poco de ejercicio.





Ejercicio. Palabras que a pocas personas les apetece después de una semana tan larga. –Ay amiga, ¿no prefieres rentar una serie buenísima que me recomendaron? ¿Qué hay de las otras millones de responsabilidades como hacer llamadas, ir al súper o darle de comer a tu mascota? El hecho es que tener todo esto en mente apachurra nuestras ganas de pararnos a correr, bailar o mover un poco los brazos. He estado parada en este lugar muchas veces pero hay momentos y estrategias clave para romper con el ciclo. Te quiero regalar consejos de cómo hacer que el ejercicio se vuelva parte de tu vida en un instante:


- Al que madruga…: En caso de contar con tiempo por las mañanas antes de ir a trabajar te recomiendo agregar tu rutina de ejercicio favorita a tus mañanas. Se ha visto que las mujeres que ejercitan por las mañanas tienen mejor apego a sus rutinas. –“La verdad prefiero dormir una hora más, no soy persona mañanera”. ¡Tienes que hacerlo! Yo lo sé, parece un castigo al principio, pero verás las recompensas. Además, al terminar tu rutina todo lo que siga en el día va a ser más fácil. Poner cualquier ejercicio al principio de tu lista de quehaceres diarios pondrá una gran sonrisa en tu cara.


- Ejercita en pareja: Consigue a una amiga del trabajo. Tiene que ser una amiga a la cual no le puedas poner excusas fácilmente. Tiene que ser una amiga con la que sientas una obligación de cumplir. Te vas a ver ultrafit y crecerás lazos de tu amistad.


- ¿Poco tiempo?: No contar con suficiente tiempo no es sinónimo de menos calorías quemadas. Haz que cada minuto cuente. La solución está en incrementar la intensidad del ejercicio. Ya sea correr a más velocidad o con mayor inclinación, o más repeticiones de una rutina pero en menor tiempo. Entrenar por intervalos de alta intensidad te da los mismos beneficios y calorías quemadas que ir con un ritmo más lento. Recuerda siempre calentar antes de empezar, incrementa la intensidad (incrementa frecuencia cardiaca a un límite sano) y regresa a una intensidad baja por unos minutos. Vuelve a repetir por unos minutos.


- Mordida: Es válido que aceptes una mordida (regalito, apapacho y que te consientas). No todos los días me levanto gritando de la emoción que voy a correr o al gimnasio. Pero sé que me puedo recompensar con ver una serie mientras corro, escuchar una playlist que me motive o saber que al final, me va a estar esperando un café calientito y una gran satisfacción al terminar de hacer ejercicio. Estas haciendo un gran esfuerzo, recompénsatelo como a ti te gusta (solo no tires tus horas de sudor por comida chatarra).


Implementa a tu dieta alimentos estimulantes.





Vivir en un ambiente tan estimulante como la ciudad llega a hacer el cansancio parte de nuestra rutina diaria y disminuir nuestra productividad. Para mantener tu energía al máximo este nuevo año te recomiendo inaugurar tu año siendo la autoridad máxima sobre tu dieta. La energía en tu día depende demasiado de la cantidad y calidad de tu comida como para que eches esta pieza tan importante de tu bienestar a la basura. Toda la comida te va a dar energía pero, dependiendo del alimento, es el tiempo que te mantendrá activa. Te presento algunos alimentos que te acompañarán a darle un “boost” a tu energía de forma saludable:


· Hummus: muy popular en el mediterráneo y medio oriente, el hummus es una excelente fuente de carbohidratos. A diferencia de otros carbohidratos como harinas, el humus te proporciona estabilidad de energía. De igual forma, el humus contiene grasas saludables que te ayudaran a retrasar la absorción de carbohidratos y evitar picos de azúcar.


· Aguacate: El oro verde que se ha popularizado alrededor del globo en la última década y esto no se debe solo a su gran sabor. Existen cremas, mascarillas, aceites y hasta helado (si, qué locura). Además de ser uno de los alimentos más populares, te contaré increíbles beneficios: Contiene alta cantidad de nutrientes (vitaminas, potasio, fibra y grasas saludables). Ayuda a prevenir enfermedades cardiacas disminuyendo los niveles de colesterol malo en la sangre. Te ayudarán a perder peso, ya que te dará sensación de plenitud por muchas horas después de comer.


· Lentejas / Leguminosas: Las lentejas son conocidas como una de las cosechas más antiguas en la historia. Ocupa un importante lugar en muchas culturas ya que es fácil de cultivar y resiste a ambientes secos. ¿Qué beneficios contiene? Son una fuente fácil y accesible de darle proteína a tu cuerpo. Además, evita que tu estómago se vacié rápido y no pasarás hambre. Resulta de gran ayuda para que tus células almacenen nutrientes importantes como hiero y magnesio y a liberar energía para funciones vitales.


· Chocolate obscuro: en pocas cantidades el chocolate obscuro brinda grandes beneficios antioxidantes. Aumenta el flujo de sangre a tus órganos vitales como tu cerebro y te mantendrá activa durante el ejercicio. Al comer una pequeña porción de chocolate obscuro a la semana sentirás que tu estado de ánimo mejora y baja la fatiga mental. ¡Haz el chocolate parte de tu dieta 3 o 4 veces por semana!


· Té verde: De origen chino, ésta puede ser una bebida elixir con la cual puedes substituir tu café mañanero, ya que, de igual manera, contiene cafeína y mejorías en tu salud sorprendentes. El té verde del lejano oriente contiene una substancia que ha sido estudiada llamada L-teanina (gracias científicos). L-teanina logra incrementar gentilmente tu energía y no resulta en explosión como el café. Tendrás tu semana llena de concentración y reducida en estrés con una taza de té verde diario.


Mejora tus alrededores (espacios)





Espacio limpio, mente limpia. ¿Cómo aprovechamos los espacios en donde vivimos y trabajamos a nuestra ventaja? Ésta es la gran meta para el 2019. Agregué este punto a mi lista de 3 intenciones para año nuevo pensando mejorar nuestras probabilidades de sentarnos o movernos a hacer bien lo que realmente importa (familia, ejercicio, trabajo, dieta) y no convertirnos en procrastinadoras (flojas) profesionales. ¿Cómo mejoro mi productividad?


- Sacude tus alrededores: espacios en tu casa u oficina llenos de desorden acapararán tu atención y la distracción, será el resultado. Tu cerebro está siendo atacado por estímulos visuales todo el tiempo por eso te recomiendo liberar tu hábitat y tu lugar de trabajo para que no se amontonen tus tareas diarias.


- Deja de papalotear (perder tiempo): Mi abuela siempre decía que “más valen cien por si acasos, que un yo pensé que”. Iniciar trabajos antes de que la fecha limite nos alcance puede producir más estrés, pero, si dejas que todo el trabajo se amontone, los costos a largo para la mente y la salud son peores. Simplemente bajará la calidad de tu trabajo, de tu estado de ánimo y de tu tiempo.


- Mesa limpia, ideas frescas: Limpiar el desorden mejora tu eficiencia. Tenderás más espacio para tus actividades. Respirarás aire fresco, un sentido de logro se apoderará de ti y se convertirá en motivación. Con la motivación, te organizarás para embarcarte en la actividad que quieras.


La próxima vez que vayas a empezar una nueva actividad, sé consciente si sientes la necesidad de procrastinar (perder el tiempo). Analiza si en realidad las excusas que pones antes de empezar a trabajar son realmente necesarias (una última rolita antes de teclear, un último cafecito, mi ritual de baño de una hora antes de mis pendientes y otros ejemplos interminables). Practica los hábitos anteriores y libérate del estrés. Tendrás más tiempo para ti, recupéralo.


Haz de todos los días que vivas un Año Nuevo.


¡Felices Fiestas y todo lo mejor para este 2019!


Con todo cariño,


FloreSer.

47 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo