Amor al sol, amor a tu piel

La primavera llegó y el verano está en la puerta. Prepara tu maleta y tus lentes de sol. Viajar en esta temporada a cualquier lugar probablemente te involucre en preparar maletas, agarrar tu libro favorito, ir de picnic o a la playa y empacar unos lentes de sol …y mucho, pero mucho bloqueador (protector solar). La protección solar nunca está fuera de moda.


Queda claro que con el paso de los años y con el avance de la tecnología, tenemos mayor acceso a información que nos hace entender mejor los efectos del sol en la piel. En términos sencillos, la exposición al sol nos pone en riesgo de tener envejecimiento temprano de la piel y se más propensos a desarrollar cáncer de piel.


El daño es causado por radiación invisible conocida como rayos ultra violeta (UV) del cual se conocen como A (daño profundo) y B (quemadura superficial).


El bronceado es un signo de la piel reaccionando a un daño por radiación ultravioleta al producir pigmentación extra que te da protección contra las quemaduras solares (pero ciertamente no lo suficiente). En pocas palabras: La piel bronceada es piel dañada.

Sin importar el tono de piel, todos somos potenciales víctimas de quemaduras solares y a otros efectos por exceso de exposición a radiación UV.


¿Cuándo debería preocuparme por una mancha o lunar?


Desde niña tengo lunares y a la fecha los conservo en el mismo lugar, del mismo tamaño y del mismo color. De pronto cualquiera de nosotras experimenta la aparición de una nueva mancha y nos preguntamos ¿Será o no será?


Lo más importante es identificar nuevas manchas (lesiones) previas a que sean malas. La incidencia de lesiones malignas en la piel ha incrementado con el paso de los años debido al aumento de la intensidad de rayos UV y disminución en la protección a ellos.


Para identificar si un lunar o manche en la piel requiere la examinación de un especialista en dermatología recuerda ABCD.


  • A por Asimetría: Se refiere a observar manchas o lunares que adquieran una figura que no sea circular u oval.

  • B por Bordes: Se refiere a la adquisición de bordes irregulares de la mancha o lunar.

  • C por Color: Se refiere a la configuración o aparición de nuevos colores en una mancha o lunar.

  • D por Diámetro: Se refiere al crecimiento excesivo de la mancha o lunar que supera los 6 milímetros.

  • E por Evolución: Se refiere a la aparición de uno o todos los cambios anormales mencionados en los incisos previos ocurriendo en un periodo de tiempo corto.


En caso de presentar alguna de estas anormalidades, es recomendable asistir a revisión con un experto.


Querida lectora, recuerda que el sol es una gran fuente de energía, todas amamos pasar tiempo debajo de sus exquisitos rayos y tenemos cálidos recuerdos de nuestras vacaciones bajo el sol, pero, para todas nosotras, es un potencial enemigo para nuestra piel.

Recomendaciones para prevenir daño Solar.


  • Evitar el sol de 10 am a 2 pm, es cuando la radiación alcanza mayor intensidad.

  • Usar protector solar (bloqueador), aplicarlo 30 minutos antes de salir al sol. Reaplicar cada 2 horas. Busca con nivel de protección SPF 50 (mínimo), resistente al agua y que contenga Oxido de Zinc.

  • Buscar sombra, en especial si: tienes un tono de piel más claro, eres güera, tienes antecedentes de cáncer de piel o tienes algún miembro familiar con cáncer de piel.

  • Busca gafas solares polarizadas para evitar que la radiación UV directa y reflejada sobre superficies afecte tus ojos.



Te deseo lo mejor para esta temporada de sol y diversión. En caso de tener alguna duda o inquietud acerca del tema por favor no dudes en escribir en los comentarios.

44 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo